• Cumpleaños
  • Decoración infantil
  • Inspiración
  • Moda infantil
  • planes con niños
  • Recetas para niños
  • stilobebes
  • stilomamas
  • stiloniños
  • The Kit Project

Bebestilo mes a mes

Últimos Pins

Embarazo

Hello! Adriana

 

Bebestilo - Adriana

Fotografía realizada por la genial Lucía M

Y llegó el día… Como sabéis todos los que me seguís en Instagram, el pasado 3 de abril nació mi tercera hija, Adriana. Lo irónico del tema es que, después de estar meses de reposo como ya os conté debido a mi útero irritable, llegué a la semana 41 y ella seguía tan a gusto y sin querer venir a conocernos, así que finalmente me tuvieron que inducir el parto. Mi primer parto también fue por inducción y fue bastante doloroso, pero la verdad es que éste no tuvo nada que ver, casi ni me enteré y en tres horitas desde que llegué a la clínica ya tenía a mi bebé en brazos… volvía a vivir uno de los días más importantes de mi vida y a sentir la misma explosión de sentimientos que experimenté hace 4 años y medio, cuando nació Mar, y hace 2 años y medio, cuando nació Jose.

Estas semanas he estado aprendiendo a organizarme con 3 pequeñajos por casa, y he tenido la prueba de fuego en Semana Santa, ya que los dos mayores, que normalmente por las mañanas están en el cole, tenían vacaciones. La verdad es que he tenido suerte, me he recuperado sorprendentemente rápido del parto (debe ser que los terceros tienen el camino hecho, como ya me comentó mi querida Carmen, de Bizcocho de Chocolate), he tenido toda la ayuda del mundo con el padre de las criaturas y con mi familia y su familia viniéndose a Madrid unos días a ayudarme con los niños y la pequeña Adriana es más buena que el pan, sólo come, duerme y sonríe (¿os he dicho ya que se me cae la baba con mi niña?), así que no puedo pedir más…



pf_03

39 semanas y media…

Embarazo 40 semanas - Útero irritable

… y aquí seguimos, esperando a que la pequeñaja se decida a salir. Cuando os hablé de mi útero irritable ya os conté que después de tener amenaza de parto prematuro en mis dos primeros embarazos, en ambos no sólo llegué a término, sino que pasé de las 40 semanas. Y salvo sorpresa inesperada hoy (permitidme que lo dude porque me encuentro demasiado bien), con este embarazo también me voy a pasar, ya que oficialmente mañana salgo de cuentas y como os digo, la pequeña Adriana no se decide a venir a conocernos.

Que conste que esta vez no la esperaba hasta la semana 40, dadas mis experiencias anteriores. Vamos, que para disgusto de mi madre (que me pregunta esperanzada cada día), todavía no he preparado ni la bolsa del hospital (mis cosas, las del bebé ya se ha encargado ella de prepararlas, ¡gracias madre!), ni la cunita, y todo para que el embarazo no se me hiciera eterno. Y parece que tenía razón en no esperarla antes porque, como os digo, por ahora no tengo el más mínimo síntoma de que vaya a ponerme de parto pronto.



pf_03

Mi útero irritable y yo

utero-irritable-braxton-hicks

Estaba en el trabajo y de repente empecé a encontrarme mal. Sentía escalofríos, dolor en las lumbares y tenía náuseas. Hasta ese momento todo había ido perfectamente. Embarazada de 19 semanas y casi ni una náusea, ni vómitos, nada. Era mi primer embarazo y todo estaba saliendo perfectamente. Una compañera, que era mamá, me vio mala cara y me preguntó qué me pasaba. Le dije que me sentía mal, pero que no me dolía nada en particular. Sólo que me encontraba mal. Como cuando tienes la regla, le dije. Eso es una contracción, me contestó. Así que díselo al ginecólogo. ¿Una contracción? No me dolía la barriga, ¿cómo iba a ser una contracción? No obstante, y por aquello de que más vale prevenir, seguí su recomendación y se lo dije a mi médico, quién me confirmó que efectivamente podrían ser contracciones y que bajase el ritmo de trabajo.

Eso era complicado. Llevaba semanas terminando de trabajar a las 2 y a las 3 de la mañana diariamente, no os voy a engañar. El caso es que la semana siguiente, tambíen en el trabajo y a eso de las 10 de la noche, empecé a notar que la barriga se me ponía dura y luego se ablandaba. No me dolía nada. No me encontraba mal. Al principio pensé que el bebé se movía y por eso se me ponía más dura, pero tengo una prima que tuvo muchas contracciones durante el embarazo y empecé a pensar que quizás fuesen contracciones. Se lo comenté a uno de mis jefes, con los que estaba trabajando, y me preguntó que cada cuanto me pasaba. Yo qué sé. Estaba trabajando como una loca, no lo había medido. Empecé a medirlo y era cada 15 minutos, así que me dijo que me fuese directa a Urgencias. La verdad es que no creía que fuese necesario, porque me encontraba perfectamente y no me dolía nada, pero tampoco quería “jugármela”, así que llamé a mi marido y me fui a Urgencias.



pf_03

Donde caben dos caben tres…

embarazo-8-semanas-familia-numerosa-tercer-hijo

… o, al menos, eso es lo que esperamos María y yo… porque aunque muchos ya lo sabréis porque lo hemos contado en nuestras respectivas cuentas de Instagram (maria_bebestilo y mar_bebestilo), y también a a los participantes de los cursos de Hello! Creatividad, hemos caído en que con esto de ir corriendo a todas partes e intentar llevar mil historias hacia delante aún no os lo habíamos contado “oficialmente” en Bebestilo: y sí, supongo que ya os lo imaginaréis… ambas estamos embarazadas ¡del tercero! Y no, prometemos solemnemente que no nos hemos puesto de acuerdo. Yo (Mar) ya estoy de 7 meses y mi barriga parece una gran pelota de baloncesto a estas alturas, y María está embarazada de 6 meses.

Cuando la gente se entera de que estamos embarazadas de nuestro tercer hijo suelen decir algo así como: “¡Qué valientes!“, pero en sus caras se refleja que claramente están pensando algo más parecido a: “¡Qué locas!” (también hay quien se atreve a decir esto último, no creáis). El caso es que nosotras estamos FELICES. Da vértigo, claro que sí. Nuestro lío habitual va a multiplicarse, las ojeras van a llegar directamente al suelo y tendremos días mejores y días menos buenos, pero no os imagináis las ganas que tenemos de verles la carita a nuestros nuevos babies, y casi más de ver cómo los reciben sus hermanitos. Ambas venimos de familias numerosas y siempre hemos tenido claro que queríamos una casa llena de niños, y parece que ese sueño se está cumpliendo (aviso a navegantes: con tres las casas ya van a estar bastante llenas, al menos por ahora :P )



pf_03

El milagro de la vida y la reproducción asistida

Hace no mucho nos llegó un e-mail con la siguiente invitación: ¿queréis vivir en directo cómo nace la vida? La propuesta llegaba de mano de María Laguna, community manager de las clínicas IVI, y desde mi punto de vista no podía ser más interesante: nos invitaban a ser testigos de lo que significa un tratamiento de reproducción asistida. De principio a fin. Contemplar en directo cómo se extraen los óvulos, se fecundan, cómo se desarrolla en una incubadora el embrión. Sin saber muy bien cómo iba a cuadrar las fechas, enseguida le escribí un e-mail diciéndole que contase conmigo, porque sin duda quería ser testigo de cómo nace la vida.

Vaya por delante que sin estar en absoluto en contra de ellos, éste no es un post patrocinado. Es un post que escribo porque me apetece escribir sobre la reproducción asistida y sobre cómo viví la experiencia de ver trabajar a los profesionales que trabajan en las clínicas IVI. Porque pese a ser cada día más frecuentes, creo que todavía existe un cierto tabú en la sociedad cuando se habla de los tratamientos de fertilidad, y porque creo que hay que romper ese tabú y porque ninguna mujer u hombre debería avergonzarse jamás por recurrir a los avances de la ciencia para lograr ese sueño que la gran mayoría de los seres humanos tenemos: ser padres.



pf_03